Moreno 750, S.C. de Bariloche. / +54 9 (294) 4536631 / saberes.sabio.eres@gmail.com

Yoga. Sabio Eres

Om Mani Padme Hum

“El mantra de la Compasión”. Era todo lo que sabía de este mantra, hasta que falleció mi hijita y en tremendo dolor me refugié en el libro tibetano de la Vida y la Muerte. Ahí estaba nuevamente el Om Mani Padme Hum, como el mantra para prepararse para la muerte y para despedir a nuestros muertos.

Recién entonces lo entendí. El Amor Supremo, eso es la compasión.

Amor puro, aceptando aún lo más doloroso, abrazando ese dolor.

Soltar, aún con el terror que produce soltar en esos momentos.

Justo cuando experimentás que nada es para siempre, el ego quiere lo contrario, ruega un milagro, una resurrección, un” para siempre”.

El Amor puro, suelta, fluye, confía sabiendo que nada muere, todo se transforma. Y al soltar, te vacías y al vaciarte, sentís la plenitud, es entonces cuando se comprende la vacuidad.

 

Al repetir el Om mani padme hum (“Om Mani Pémé Hum”) también:

  • Trasladás ese Amor, esa vibración suprema a vos mismo. Compasión hacia dentro, para poder amarse a ese nivel, con esa intensidad. Es también el poder de este mantra. Aceptar el lado más oscuro, abrazarlo y soltar.

 

  • Cada sílaba que compone el mantra tiene una virtud específica y poderosa para provocar la transformación en distintos aspectos de nuestro ser.

 

  • Purifican completamente las seis ponzoñosas emociones negativas, y disipa el sufrimiento que acarrean: el orgullo, la envidia, el deseo, la ignorancia, la codicia y la ira.

Transformándolas en su verdadera naturaleza: la generosidad, la conducta armoniosa, la paciencia, el entusiasmo, la concentración y la sabiduría.

 

Kalu Rimpoche escribe:

Según otra manera de interpretar el mantra, se puede decir que la silaba OM es la esencia de la forma iluminada; MANI PADME, las cuatro silabas centrales, representan el habla de la iluminación, y la última silaba, HUM, representa la mente de la iluminación. El cuerpo, el habla y la mente de todos los budas y bodhisattvas son inherentes al sonido de este mantra, que purifica los oscurecimientos del cuerpo, habla y mente y lleva a todos los seres al estado de realización. El poder transformador del mantra surge y se desarrolla cuando lo anterior va aunado a nuestra propia fe y a nuestros esfuerzos de meditación y recitación. De esta manera podemos verdaderamente purificarnos.

 

 “cuando el sonido de dharmata ruja como un millar de truenos, pueda todo convertirse en el sonido de las seis silabas” .

 Yoga. Sabio Eres

By Myrna Raquel Corsi

Fuente: El libro Tibetano de la Vida y la Muerte