Moreno 750, S.C. de Bariloche. / +54 9 (294) 4536631 / saberes.sabio.eres@gmail.com

Yoga. Sabio Eres

Historia del yoga ¿Qué es?

El origen del Yoga se considera milenario. Se sabe que es una ciencia muy antigua, que se fue adaptando y asimilando en diferentes ámbitos. Hoy en día tiene mucha difusión, pero qué es?

La primera mención del yoga figura en el Katha Upanishad. Los Upanishads forman parte de los Vedas: textos sagrados antiguos (II milenio a.c), siendo los Upanishads los últimos en aparecer, alrededor del siglo VIII A.C hasta siglo V d.c. Yoga se menciona por primera vez como la disciplina de la meditación, en el contexto original esa es la traducción de yoga: meditación, samadhi. Yoga seria la separación de todo lo que no es esencial: La unión con la esencia. Considerando que somos una esencia rodeada de capas externas, la meditación será el hilo conductor.

El Mahabarata aparece en el siglo IVa.c al IV d.c y es considerado el texto básico de la cultura India. El Bagavad gita, siglos III-II a.c, es una parte del Mahabarata, que por su importancia se independizó del Mahabarata. El Bagavad gita es el primer texto yóguico que ocurre en un campo de batalla, es allí donde Krishna habla con Arjuna e imparte la sabiduría del yoga.

Algunas definiciones que aparecen:
Bagavad Gita248: Yoga: Equilibrio.
Bagavad Gita250: Yoga: Habilidad de la acción.
Bagavad Gta623: Yoga como la separación de la unión con el dolor.

Una imagen que explica muy bien Yoga es la de un hombre conduciendo un carruaje: el conductor es el budhi (el intelecto que comprende y decide), las cuerdas son la mente ordinaria (manas= órgano de pensamientos y deseos), los sentidos son los caballos. Un mal atalaje, o los caballos indomables, o las cuerdas flojas, o el conductor sin ningún control ni la capacidad de dirigir su vehículo hacia un objetivo definido, es el ejemplo del hombre sin control de si mismo, desbordado por los sentidos, los deseos, el ego, los pensamientos y que no escucha a su Budhi, su sabiduría interna, su propio Krishna.

Yoga sería el control, alcanzar la maestría del vehículo psicofísico. El control completo de todos los diferentes elementos de la naturaleza humana, el arte de integrarlos en un todo unificado y dirigirlos juntos, armoniosamente hacia un objetivo supremo. El objetivo es la Realización del Ser.

En el siglo II d.c hace su aporte Patañjali: de quien no tenemos datos concretos pero tenemos su obra: los Yogasutras. Síntesis perfecta del yoga tradicional védico. Introduce elementos y prácticas directos del jainismo como son los yamas y niyamas y también elementos del budismo. Recoge y sintetiza, organizando la tradición. Patañjali define Yoga como el control de la mente para acceder al Ser; separarse de Prakiti para alcanzar Purusha. Patañjali define el Yoga es el cese de movimientos en la conciencia. 

Yoga deriva de la raíz Yug: unir, atalajar, religar. Es la unificación del alma individual (jivatman) con el Ello supremo (Paramatman). Para entender Yoga y Hatha yoga no debemos perder de vista la idea de esfuerzo, el esfuerzo de controlar, de poner bajo el yugo. Yoga consiste en ajustar, mantener unido bajo un esfuerzo, idea representada en la acción de atalajar los caballos a la carreta.

El yogui vuelve la mirada hacia dentro, el camino de regreso hacia el Si mismo. Esta inversión de la orientación natural de la conciencia hacia fuera, para observar hacia dentro, hacia su esencia; es propio de la búsqueda yóguica, la unificación de uno mismo con el Ello supremo que reside dentro.

“El Creador ha instalado los orificios (los sentidos) hacia el exterior y no hacia el Ello interior. Sin embargo algunos sabios en búsqueda de inmortalidad, girando sus ojos hacia el interior, descubrieron el Ello”. Kath UpII, I, I.

La conciencia se identifica con los pensamientos, el proceso mental. Es solamente en el estado de suspensión absoluta de todos los pensamientos que “el observador se estable en su naturaleza esencial”. Para que la Conciencia universal se revele en su propia esencia, se debe inmovilizar, según el Yoga, neutralizar la mente ordinaria. La identificación con el cuerpo físico, característico de la ignorancia espiritual (ajñana), también la identificación con mundo psicológico que es transitorio e inestable, a toda idea, sentimiento, deseo, noción de ego; son los obstáculos para la Realización. Es por esta identificación que el jivatman (el hombre común) está atado a el ciclo de nacimiento y muerte, manteniéndolo en una historia individual, cuando, si se libera, se establece en la eternidad.

Es importante entender que la practica yóguica que tiende a abolir, destruir, los pensamientos y el discurso mental, es el regreso al estado original no-manifestado (Purusha) para obtener una experiencia supra sensorial y de supra conciencia. La experiencia que puede vivenciar el yogui es “de vacío al interior y vacío al exterior, como una jarra vacía en el espacio…Plenitud al interior, plenitud al exterior ; como una jarra inmersa en el océano”. H.Y.P.IV,56.
La Realidad suprema, la perfección eterna, la Realización que busca el yogui, están personificadas en Shiva. El ser individual (jiva) es potencialmente Shiva (el Ser supremo). Pero el hombre no lo sabe, no es conciente de su naturaleza .

La Liberación consiste en esta realización “Tu eres eso” (Tat tvam asi). El jiva es Shiva. El ello encarnado (jivatman) no es diferente en esencia al Ello supremo (Paratman).

Pero cómo realizarse? Es el tantra que nos da la respuesta. El Tantra yoga, que tuvo su apogeo entre siglos VI y VIII, desarrolla mucho más los conceptos yóguicos, les da una nueva interpretación. Lo que impide a jiva de realizar su verdadera naturaleza, divina, es su sujeción a las limitaciones de la existencia común, los lazos, sus condicionamientos, los apegos. Las impresiones mentales, los rastros que quedan de las experiencias vividas (samskara) que generan tendencias, estructuras inconscientes que sujetan, atrapan.

Cómo utilizar los impulsos fundamentales de placer? invirtiendo la tendencia egocéntrica, para abrir la conciencia finita y acortada hacia la Conciencia-Beatitud infinitas, ésa es la preocupación central del tantra; que sacraliza la vida humana en todos sus aspectos y en todas sus funciones incluidas las funciones nutritivas y sexuales.

El Tantra re-interpreta el concepto de la realidad que vivimos= maya. Anteriormente, Sankaracharya (quien interpreta el vedanta desde la no dualidad) expone su ilustre teoría de Maya como una poderosa ilusión inexplicable, como una especie de sortilegio que desaparece una vez que la verdad se alcanza. Considerar la realidad como una ilusión puede provocar el desprecio al cosmos y a la vida, les saca valor, como si estuviéramos en un sueño absurdo.

El tantra reinterpreta la noción de maya, le da una nueva dirección, enfatizando su significado de “arte divino”, al poder creativo maravilloso. El mundo como una obra de arte y reflejo del gran Creador o Realidad Suprema.

Por lo tanto:
– el Ser ya no está apartado sino en todos lados.
– Todas las ‘normas’ represivas anteriores se aceptan y se utilizan como caminos para el mismo fin: unión con el Ser.
-El yoga se familiariza, ya no es solo monástico ni exclusivo. Las mujeres toman un rol muy importante, aunque esto comienza en el Bagavad gita. Con el Tantra el rol de la mujer se destaca, es la forma femenina de Shiva la que se ensalza ahora, la fuerza creadora, la Shakti.

Y es gracias al Tantra que aparece el hatha Yoga ya que hasta entonces el cuerpo se consideraba impuro. Hatha Yoga Pradipika siglo XIV dc alcanzara gran difusión. Se presenta como una reproducción fiel de un enseñanza mas antigua.

Qué es el Hatha Yoga?

La enseñanza se atribuye al personaje legendario Goraksanatha. Es quien popularizo los principios y métodos yóguicos, en particular de esta forma de yoga nominada: Hatha Yoga, el Yoga de la fuerza , vía rápida y “violenta” para lograr la Liberación (Moksa). El Yoga de la unificación del Sol (Ha) y la Luna (Tha). Según la simbología yóguica, hace referencia a los dos polos opuestos de toda la manifestación, a las dos corrientes de energía vital (prana y apana) y a los dos “nadis” del cuerpo humano Ida y Pingala que deben unificarse a través del esfuerzo yóguico.

Es el Hatha Yoga Pradipika que organiza la práctica de yoga en 4 partes: Asanas, Pranayama, Mudras/ Bandhas y Meditación. Cada capítulo muestra la metodología de :

-Las asanas: fundamentalmente son posturas sentados, muy pocas asanas. El propósito de las asanas en sus comienzos era preparatoria, liberar y purificar al cuerpo para lograr el despertar interior de kundalini, la base no era terapéutica sino meditativa.
-Pranayama (control de la energía a través de la respiración): se menciona bastrika fundamental para despertar kundalini, Kumbaka (retención) es la parte en la que más se enfatiza.
-Los mudras o bandas según el yoga tradicional. Habla de los sellos, muy importantes para la activación de la kundalini.
– Cuarto capítulo: todos los estados meditativos cuando se despierta kundalini.
En el texto la culminación, la liberación, se lo llama Raja Yoga o el Yoga verdadero.

El Yoga actual ha trascendido fronteras, culturas y modas.  Sabiendo que el énfasis en lo físico vino por la tendencia físico-culturista en europa, de principios siglo XX, a lo cual India respondió con un yoga más corporal. Occidente le agregó un tono más terapéutico en algunas escuelas, como la de Iyengar por ejemplo, quien se curó a si mismo de una grave enfermedad. 

La integración de la sabiduría de oriente y la de occidente, es a mi entender, el Yoga moderno. Enriqueciendo la ciencia del Yoga de tal manera que se puede adaptar a cada practicante y a la vida de todos los días. Practicamos entonces el unir, integrar, en todos los sentidos. Y el Amor es Unión y es la Verdad Suprema.

Por Myrna Corsi.

Fuentes:
– Taller de Historia de Yoga con Carlos Pomeda, 2009.
– Yoga y simbolismo: Shri Mahesh. Hatha YogaPradipika.
– Luz sobre los Yoga Sutras de Patanjali, B.K.S. Iyengar.