Moreno 750, S.C. de Bariloche. / +54 9 (294) 4536631 / saberes.sabio.eres@gmail.com

Estrés y las relaciones con los demás

Podemos pensar que la relación con los demás produce estrés. Ahora te propongo considerar también que los demás nos pueden ayudar a sobrellevar el estrés que sentimos por situaciones que consideramos peligrosas, demasiado “grandes”.
Somos seres que viven en sociedad, estamos en relación con los otros desde que nacemos. Desde la primera infancia, necesitamos el contacto, de nuestra madre o de la persona que nos cuida. Sin ese acompañamiento, no vivimos. No solo porque lo necesitamos para alimentarnos, es el vínculo que nos nutre, que ayuda a desarrollarnos.
Nuestra especie no sobreviviría sin la presencia y la contención de otro.
A medida que crecemos, vamos creando otras relaciones, y es a través de esta red que vamos existiendo. En los momentos de estrés, es muy habitual sentirnos agobiados, cansados, “no podemos más”. Como vibramos en desequilibrio, solemos chocar con los que nos rodean. La hipersensibilidad nos fragiliza, perdemos la brújula interna, al desorientarnos, nos sentimos inferiores a los demás, los hacemos “jefes”, y terminamos evitando reuniones, salidas…esto acentúa el desequilibrio.
Si logramos identificar qué nos pasa, veremos que no es el otro el problema, es cómo nos sentimos nosotros mismos. Entonces, buscar apoyo es romper con el círculo vicioso.
En el aislamiento estamos solos con nuestros pensamientos y las percepciones erróneas que brotan de una autoestima baja, de la confusión y de la angustia.

Apoyarnos en los demás no significa descargar todas nuestras penas en el otro, ni querer que nos comprenda. Es callar la mente y sentir un abrazo, compartir un momento, proyectar algo juntos. Es estar presentes en el presente.

 

Abrazar nuestro Ser, eso necesitamos!:
  • Aceptar que transitamos un período turbio, oscuro. Confiar que pronto llegará la Luz.
  • Apoyarnos en los que nos rodean.
  • Buscar ayuda profesional.
  • Dedicar una parte de nuestro tiempo al trabajo solidario o de beneficencia.
  • Comenzar un curso de algo que nos interesa (dibujo, fotografía, baile, etc).
  • Salir a caminar con alguien con quien nos sentimos bien.
  • Hacer nuevas amistades.
  • Jugar con nuestros hijos (o hijos de amigos).
  • Llamar por teléfono a algún familiar que vive lejos.

 

Escuchar, reír, jugar, estar con los demás nos va a permitir relativizar lo que nos está pasando.
Y reconstruir nuestro Ser.
En la Clínica te proponemos dos talleres en junio: Respirar de a dos y Masaje en duplas. Más información en Fan page: Respiro Saberes
 +54 294 4536631/saberes.sabio.eres@gmail.com